Muy contenta por lo que representa para la jurisdicción -y especialmente por la visibilidad de los temas de género y su importancia en la búsqueda de igualdad para los grupos vulnerables- se mostró la ministra de la Corte de Apelaciones de Copiapó Marcela Araya Novoa, redactora de la sentencia que obtuvo el tercer puesto en el “Tercer concurso nacional de sentencias con perspectiva de género” organizado por la Secretaría Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del Poder Judicial.

“Pensamos y pienso, en particular, que es un avance significativo en el reconocimiento y la lucha por la igualdad de todos y todas, el reconocimiento de la equidad respecto de las mujeres, respecto de niños, niñas y adolescentes y otros grupos en situación de vulnerabilidad”, destacó la ministra Araya, quien recordó que el fallo fue postulado por la ministra Aída Osses Herrera, quien junto al magistrado Rodrigo Cid Mora concurrieron en la vista de la causa y el acuerdo.

En cuanto al concurso, aseguró que es importante relevar la premiación de sentencias que integren perspectiva de género, “porque en el fondo implican recoger muchas horas de trabajo, de estudio, de jueces y juezas que se capacitan y muchas veces autocapacitan en temas de derechos humanos. Y uno podría simplemente replicar diciendo que quienes critican la realización de estos concursos simplemente reprochan que jueces y juezas utilicen el enfoque de derechos humanos en sus sentencias y resoluciones judiciales”, sentenció.

LA SENTENCIA

El fallo de Alzada resuelve un recurso de nulidad interpuesto contra la sentencia del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal en la cual se condena a un hombre en su calidad de autor de un delito consumado de violación a persona mayor de catorce años, sujeto que encerró en su domicilio a la mujer y amenazándola con un cuchillo procedió a violarla, provocándole además otras lesiones.

“La sentencia (de la corte, que fue premiada) versó sobre un recurso en materia penal interpuesto por un defensor privado que reprochaba la aplicación de lo que, según él, constituye la ideología de género, porque estimaba que no resultaba procedente cuestionar preguntas que atacaban directamente la dignidad de la persona de la víctima”, explicó.

Entre sus considerandos, el fallo galardonado recuerda que cambios en el Código de Procedimiento Penal introducidos por la ley 21.523, conocida como Ley Antonia, “’modifica diversos cuerpos legales para mejorar las garantías procesales, proteger los derechos de las víctimas de los delitos sexuales, y evitar su revictimización’ que permite a los jueces y juezas en el marco de la conducción de audiencias y dirección del debate, filtrar aquellas preguntas que tengan por objeto -consciente o inconscientemente- revictimizar a la afectada y al parecer ello es lo que habría ocurrido en el caso de marras, pues solo se cuenta para darle consistencia a la causal lo que el defensor indicó en el libelo, que fue censurado, interrumpido y sus preguntas excluidas, agregándose en los alegatos vertidos en estrados, que se le habría indicado que no ‘humillara’ a la víctima”.

“Como quiera que sea –prosigue la sentencia-, más o menos intenso el contraexamen, más o menos inquisidor el interrogador, los jueces del tribunal oral están facultados por la nueva configuración legal para desplegar un paraguas protector de los derechos de las víctimas y evitar su potencial revictimización. Lo anterior se encuentra en sintonía con las normas de otras legislaciones e incluso lo previsto en instrumentos internacionales”.

GANADORES

Cabe recordar que la premiación se desarrolló en la Corte Suprema y la ministra Araya participó telemáticamente. El primer lugar fue para la sentencia RIT V-297-2021, de fecha 25 de mayo de 2022, dictada y redactada por la jueza del Primer Juzgado Civil de Santiago, Isabel Margarita Zúñiga sobre una solicitud de reconocimiento de género no binario.

El segundo lugar fue compartido por los fallos RIT N° 50-2021 del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Puerto Montt de fecha 22 de abril de 2022, redactada por el juez Jorge Díaz, y las juezas Patricia Miranda y Rosario Cárdenas quienes participaron de la decisión, donde un hombre es condenado por diversos y reiterados delitos sexuales en contra de niñas y adolescentes. Y por el RIT N° 109-2019 del Juzgado de Letras del Trabajo de La Serena, de fecha 3 de junio de 2022, redactada por la jueza Karen Alfaro y que resuelve una acción de tutela de derechos fundamentales presentada por tres funcionarias, motivada en situaciones de acoso sexual ocurridas en la Seremi de Medio Ambiente de la Región de Coquimbo.

La mención honrosa fue para el fallo RIT N° 215-2022,  de 7 de enero de 2023 dictado por la ministra María Inés Recart y los ministros Jaime Álvarez y Pablo Miño de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, el cual resuelve un recurso de nulidad interpuesto contra el fallo del Juzgado de Letras de Porvenir que había absuelto al acusado por el delito de maltrato habitual en razón que el tribunal a quo no valoró de forma adecuada la prueba rendida en juicio.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: