Con la llegada de la lluvia y el frío, las preparaciones calientes se convierten en protagonistas. Es por esto, que desde Doña Carne recomiendan tres menús típicos chilenos para entrar en calor y disfrutar en casa. 

La cocina chilena se destaca por ser amplia y diversa, debido a la extensa geografía de nuestro país. Las recetas son variadas en la zona norte, centro y sur, pero si hay algo que todas tienen en común, es que cuando comienza a hacer frío, se abre la temporada de sopas, caldos y guisos en todo el territorio.

A continuación, te compartimos algunos menús de la gastronomía nacional, orientados a alimentar y dar calor al invierno.

Una excelente opción es la cazuela, un plato con mezcla de papas, zapallo, choclo y la proteína a elección, que según el lugar, va tomando apellido en función de la preparación.

Desde Doña Carne, recomiendan prepararla con trutros de Pollo o Vacuno, esta pueda incluir corte de Tapapecho u Osobuco. La mayoría la prefiere con este último, por el sabor que brinda el hueso a la preparación. Las cantidades dependerán de cuántas personas sean, ya que es una porción por persona.

Otra preparación ideal para los que prefieren un plato más intenso en base a carne, verduras y carbohidratos, es el charquicán, el cual se puede distinguir fácilmente por sus ingredientes picados, y un huevo frito acompañado arriba de la preparación. Los especialistas de Doña Carne sugieren ocupar 1 kilo de Asiento cortado en cubos de 1 cm o carne molida.

Por último, un clásico de esta temporada son las legumbres, ya que son consideradas como un alimento fundamental en la dieta de los chilenos, y transversal a todo grupo etario. Su consumo crece durante el invierno por su alto aporte nutricional, por ser ricas en proteínas, almidón y lípidos.

Los porotos con riendas, garbanzos o lentejas, pueden ser preparados de distintas maneras, pero el sabor especial y diferenciador respecto de otros embutidos, se lo darán las longanizas. Doña Carne, aconseja cocinar ¼ de longanizas para 500 gramos de legumbres, cortadas en rodajas y salteadas previamente en un sartén con aceite, ajo picado, sal, y pimienta.

Finalmente, lo más importante, es que luego de cocinar, se debe servir de inmediato para que el plato no pierda la temperatura adecuada de consumo.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: